02 febrero 2008

Alcibiades

Por Nelson Maica C.

“Mientras más corrupto es el Estado,
más numerosas son las leyes."

Tácito


Militar y político griego (Atenas, h. 450 - Melisa, Frigia, 404 a.C.). Fue educado en Atenas por su primo Pericles y compartió amistad con Sócrates. Entró en política adoptando un discurso demagógico para rivalizar con Nicias, quien tenia el apoyo del partido aristocrático; denunció la política pacifista de éste (paz de los cincuenta años, 421 a. C.) como reflejo de una actitud favorable a Esparta. Y así consiguió que Atenas se comprometiera en una serie de alianzas que la llevaron de nuevo a la guerra y a la consiguiente derrota frente a Esparta en la batalla de Mantinea (418) y consiguió, de esa manera, Alcibíades, ser nombrado estratega junto con Nicias.

En el 415 a. C. promovió una expedición para liberar a las ciudades sicilianas de la hegemonía de Siracusa. Pero su ausencia de Atenas fue aprovechada por sus enemigos para acusarle de sacrilegio (por la mutilación de las estatuas de Hermes y la parodia de los Misterios de Eleusis). Enviada una galera para conducirle a Atenas, consiguió huir y se colocó bajo la protección de Esparta. Desde entonces se convirtió en enemigo de Atenas e impulsó a Esparta a una actitud belicista (Guerra de Deceia, 413 a. C.); pero también de allí tuvo que huir, por los recelos que despertaba entre los generales espartanos e incluso en el rey Agis, a cuya mujer había seducido.

Esta vez buscó la protección de los persas, a quienes aconsejó fomentar la enemistad entre Atenas y Esparta, apoyando alternativamente a ambas, para aprovecharse de su mutuo debilitamiento. Mientras tanto, siguió intrigando para reconquistar el poder en su ciudad: conspiró con el partido oligárquico hasta lograr el establecimiento del Consejo de los Cuatrocientos (año 411 a. C.); pero más tarde, furioso porque dicha institución no le invitaba a regresar, se pasó a las filas de la oposición democrática.

Aprovechando la rebelión del ejército ateniense en Samos contra el régimen oligárquico, se hizo elegir estratega de dicha ciudad y dirigió sus fuerzas en una campaña que le llevó de victoria en victoria hasta la entrada triunfal en Atenas en el 407 a. C. La reconquista de Bizancio y Calcedonia restableció la hegemonía ateniense en el Egeo; pero hubo de enfrentarse a la oposición de la clase política en su conjunto, que aprovechó la derrota naval de Nocio para derrocarle en el 406 a. C.

Nuevamente exiliado, esta vez se refugió en Tracia y en Frigia, donde fue asesinado por orden del sátrapa persa -instigado por los espartanos-, que hizo quemar su casa. Su vida fue recreada por Plutarco y por Cornelio Nepote, quienes destacaron el contraste entre el talento y la educación de Alcibíades y su deslealtad y falta de escrúpulos.

Algunos pasajes de la vida de este ciudadano sin contar la formación intelectual por supuesto, como por ejemplo las traiciones a la patria, a los principios, a las personas, ¿se le parecen a alguien, ahora? ¿Qué tal la falta de escrúpulos? ¿Con Dios y con el diablo a la misma vez y al mismo tiempo? ¿Le aguardaría otro sátrapa?

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Exprésate libremente.
En este blog no se permiten comentarios de personas anónimas.