24 diciembre 2010

Carta de Navidad

Yo quiero un verso azul en cada esquina
Y una canción de amor en cada plaza
Un beso de la boca que me inquina
Y una sonrisa de la que me amenaza

Lo que yo quiero es una calle abierta
Y una cafetería sin mendigos
Una mirada lúcida y despierta
Y un país sin pobres ni enemigos

Quiero una rosa blanca y no una espada
Un buen amor y una vida buena
Toda esta tierra fértil cultivada
Toda esta patria mía de paz llena

En esta carta-poema expreso lo que deseo para mi país y para cada uno de mis compatriotas, pero no solamente porque estamos en Navidad, aunque este año, desgraciadamente, no tenemos motivos para celebrarla, sino porque estamos en un momento de profunda crisis moral en el que necesitamos fortalecer nuestros valores para luchar contra los antivalores.

16 diciembre 2010

Ley Antitalanquera o el cepo de la sumisión




Seguimos en la onda legislativa. Es inevitable, considerando que los hornos crematorios del hemiciclo, donde han vuelto cenizas el Estado de Derecho, los Derechos Humanos y la Democracia, no se han apagado desde el 26 de septiembre pasado, cuando la oposición le sacudió la alfombra al gobierno en las elecciones parlamentarias. Alfombra que, dicho sea de paso, cuando toque levantarla habrá que echarla a la basura, por la cantidad de mugre acumulada debajo durante estos doce años.

El último artilugio diseñado y elaborado por los artesanos del autoritarismo es una reforma parcial a la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones, mediante la adición de un nuevo capítulo que lleva por título "De los compromisos de los parlamentarios con sus electores y electoras", pero cuyo apodo no puede ser más vernáculo: "Ley Antitalanquera".

La finalidad del cepo en cuestión consiste, nada menos, en impedir que los diputados rojos rojitos cambien de color y salten la valla en el transcurso de su periodo parlamentario. O sea, que los diputados electos bajo la égida del guripa que se pasea por Miraflores no pueden, so pena de ser severamente sancionados, hacer caso de la máxima kantiana "El sabio puede cambiar de opinión. El necio, nunca", porque en el minúsculo maní tostado que tienen por cerebro no conciben ni la rectificación de sus errores, ni el disenso postraumático.

El primer párrafo de la Exposición de Motivos es espeluznante :

"La presente Reforma tiene como finalidad el establecimiento de mecanismos que obliguen a los diputados y diputadas de la Asamblea Nacional a mantener una conducta apegada al compromiso asumido con los electores y electoras y electoras (sic) de acuerdo a su programa de gestión, presentada en la campaña para la cual se postuló".

El penúltimo es sencillamente ridículo:

"En este sentido, una posición asumida en el ejercicio parlamentario que contravenga la oferta política por la cual fue electo el diputado o diputada constituye un fraude electoral a sus electores y electoras, asimismo representa una deslealtad a la organización política o movimiento social que lo respalda...".

Lo que sigue es el articulado compuesto por seis disposiciones, de las cuales citaré las que considero absolutamente inicuas por inconstitucionales:

«Artículo 30. Se considerarán conductas fraudulentas al electorado las siguientes:

1. Votar en contra de los postulados del programa de gestión presentado a los electores y electoras, en términos de su contenido programático y su orientación político-ideológica.

2. Hacer causa común con contenidos y posiciones políticas contrarias a la oferta del programa de gestión consignado ante el Consejo Nacional Electoral y presentado a los electores y electoras durante la campaña electoral.

3. Hacer causa común con fuerzas políticas contrarias a los movimientos sociales u organización políticas que respaldaron el programa de gestión consignado ante el Consejo Nacional Electoral.

4. Separarse del Grupo Parlamentario de Opinión perteneciente a la organización política o social que lo postuló, para integrar o formar otro Grupo Parlamentario de Opinión contrarios al programa de gestión consignado ante el Consejo Nacional Electoral.

Artículo 31. Todo fraude a los electores y electoras con base a lo señalado en los artículos precedentes podrá conllevar a la suspensión o inhabilitación parcial o total del diputado o diputada previa solicitud de los ciudadanos o un diputado en representación del Grupo Parlamentario de Opinión al cual pertenece..."».

Esta bribonada, suscrita por la crema y nata de la intransigencia nacional, refleja sin ambages la ulceración intestinal del partido oficialista y, en consecuencia, la indigerible certeza que tienen los chavistas sectarios de que, a partir del 4 de enero de 2011, no serían pocos los parlamentarios de su propio bando que estarían dispuestos a "saltar la talanquera" o, cuando menos, a propiciar el diálogo y hasta el consenso en proyectos legislativos y otras propuestas que presentaran sus colegas opositores.

En definitiva, de lo que se trata es de establecer mecanismos que obliguen a los diputados a mantener una conducta apegada al compromiso adquirido con Hugo Chávez y su revolución, mediante la sumisión y la obediencia ciega e irreflexiva a todas sus exigencias en materia legislativa, tal como se han sometido los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, la mayoría de los jueces de la República, la Fiscal General, el Contralor General y la Defensora del Pueblo.

El procedimiento para aplicar las sanciones de suspensión o inhabilitación parcial o total al diputado que desobedezca las órdenes del jefe o que apoye una moción contraria a los intereses de éste, convertirá la "previa solicitud de los ciudadanos o de un diputado en representación del Grupo Parlamentario de Opinión al cual pertenece" en una trampa cazabobos, porque, o bien elaboran una falsa petición firmada por unos cuantos lamebotas, o bien se ahorran esta molestia con cualquier pretexto y uno de ellos se ofrece en plan de voluntario enterrador.

Comoquiera que sea, la "Ley Antitalanquera" es una ley anticonstitucional por autoritaria.

Texto de la Reforma de la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones.

La imagen es una caricatura -editada- de Eneko

15 diciembre 2010

El gobierno desconoce la Constitución



Comunicado de los Profesores de Derecho Público en Venezuela


Los profesores de Derecho Público de las Universidades venezolanas, abajo firmantes, rechazamos y denunciamos el desconocimiento por el actual gobierno, en todos los niveles, de los valores y derechos previstos en la Constitución, que configuran a Venezuela como un Estado democrático y social de Derecho, en el cual ha de regir la institucionalidad, el ordenamiento jurídico, el pluralismo y en el que los funcionarios públicos han de estar siempre al servicio de los ciudadanos, no de parcialidad alguna, y, en tal sentido, deben actuar sujetos a las limitaciones jurídicas derivadas de la libertad e igualdad de las personas, de manera que los derechos humanos, que se erigen como los valores y fines superiores, sean respetados y garantizados a todos por igual.
El respeto de la Constitución, como enseñamos en las aulas, garantiza también la seguridad, estabilidad, convivencia y paz de la sociedad, necesaria para el progreso y la prosperidad. No obstante, en Venezuela las normas han dejado de ser las que habilitan y determinan el actuar de los funcionarios públicos, para convertirse en meros instrumentos para la imposición de la voluntad caprichosa desde las altas esferas del poder.
Vivimos en un Estado donde los jueces o tribunales independientes son la excepción. En la actualidad la regla es que toda decisión del Presidente de la República o sus agentes reciba el aval del Tribunal Supremo de Justicia, responsable principal de esta situación intolerable, y del resto del Poder Judicial. Al contrario, los fallos judiciales tienen la vocación el intentar legitimarles cualquier arbitrariedad, ocurrencia o retaliación. Éste es el mayor peligro para nuestros derechos y para la democracia. Síntoma de lo anterior es el cada vez más elevado número de personas perseguidas o privadas de su libertad por motivos políticos y no jurídicos, así como la ya común y para nada encubierta práctica de sancionar con remoción o destitución a jueces que han enfrentado concretos intereses de altos funcionarios o del gobierno, llegando incluso a la detención arbitraria, con múltiples violaciones de derechos humanos, de alguno de ellos.
Vivimos, asimismo, la negación reiterada a los derechos humanos reconocidos en la Constitución. Los derechos constitucionales son indivisibles e interdependientes. Los derechos constitucionales son todos y para todos. No se puede lograr la satisfacción de los derechos civiles y políticos sin los derechos sociales, económicos y culturales, ni viceversa.
Las muertes violentas de personas que ocurren a diario, y que nos han convertido en uno de los países más violentos del mundo, son una violación del derecho a la vida; los secuestros son una violación de los derechos a la libertad y seguridad personal; el lenguaje excluyente utilizado por el Presidente de la República y otros funcionarios contra los venezolanos que no comparten su proyecto político particular son agresiones al derecho de igualdad y pluralismo político; la ausencia de un trabajo digno para todos es una violación del derecho al trabajo; la falta de una vivienda adecuada, segura, cómoda, higiénica, con servicios básicos esenciales, es una violación del derecho a la vivienda; las expropiaciones arbitrarias y despojos a las propiedades que viene ejecutando el gobierno menoscaban el derecho a la propiedad; los ataques y ocupaciones arbitrarias a las empresas e industrias lesionan los derechos a la libertad económica y a la iniciativa privada; los juicios iniciados contra manifestantes, periodistas y demás personas por sus opiniones, así como el cierre arbitrario de medios de comunicación, son una violación del derecho a la libertad de expresión; la ausencia de disponibilidad suficiente y estable de alimentos y las limitaciones para su acceso oportuno y permanente al público consumidor menoscaban el derecho a la alimentación; las medidas que planifican y restringen la oferta de bienes y servicios son una violación a los derechos de los consumidores y usuarios. Éstos son apenas unos ejemplos de la falta de vigencia de nuestros derechos fundamentales.
No en vano el Estado venezolano se encuentra hoy día en una situación de grave incumplimiento de sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, en perjuicio directo de las víctimas, con ocasión del desconocimiento de las decisiones dictadas por los órganos del Sistema Interamericano de Derechos Humanos y de la Organización de las Naciones Unidas, que han sido la última esperanza de obtener justicia para las víctimas, especialmente los más pobres.
Todo lo anterior ha sido ejecutado abiertamente bajo un denominado “Estado Global”, que se basa en una supuesta actuación mancomunada de los poderes y en la primacía absoluta de un contradictorio y confuso interés general, que concuerda plenamente con los intereses e ideas unilaterales del Gobierno Nacional.
Utilizar el poder público sin obstáculos ni límites con la excusa de favorecer a muchos, aunque suponga la violación de los derechos de otros pocos, no hace otra cosa que desnudar la apetencia de poder de los actuales gobernantes. Con ello se encubre una gravísima contradicción, porque el despotismo y la autocracia han mostrado, una y otra vez, su incapacidad de solventar los problemas de todos. La actuación de los funcionarios públicos sin atenerse estrictamente al Derecho y a los derechos tiene un costo alto en lo humano, económico y social que pagan todos los miembros de la sociedad.
Con ocasión de los acontecimientos que presenciamos actualmente en el país, convocamos a la sociedad venezolana a tomar conciencia de las consecuencias negativas que conlleva el modelo jurídico, económico y social que se pretende imponer a los venezolanos sin su aprobación expresa y, más aún, en contra de su voluntad, como es el caso del Estado Socialista y Comunal rechazado por el pueblo en la reforma constitucional propuesta en el año 2007. Apremiamos a todos, y en particular al gremio de abogados, a luchar en el marco del Derecho por la vigencia de toda la Constitución, con sus derechos y sus normas que limitan y responsabilizan a los funcionarios que ejercen el poder. Solo asumiendo y defendiendo todos los principios y derechos reconocidos en la Constitución e instrumentos internacionales y sus consecuencias para el Estado y la sociedad, como hemos decidido hacerlo en las aulas universitarias, podremos los venezolanos forjar nuestro futuro como personas libres y dignas, como seres iguales empoderados de derechos inviolables y, por tanto, no sometidos a la voluntad y capricho de otros. Solo andando según estos principios lograremos la felicidad, el progreso como sociedad democrática y convertiremos a Venezuela en el país próspero que todos merecemos.

En Caracas, el 16 de diciembre de 2010.

Serviliano Abache
Carmen Alguindigue
Jesús María Alvarado Andrade
Miguel Alvarado
Néstor Luis Álvarez Martínez
Tulio Alberto Álvarez
Ricardo Antela Garrido
Karina Anzola Spadaro
Ana Elvira Araujo García
José Araujo Juárez
Tomás Arias Castillo
Alfredo Arismendi Aguana
Carlos Guillermo Arocha
Roquefélix Arvelo Villamizar
Flor Ávila
Marcos Avilio Trejo
Carlos Ayala Corao
Alberto Blanco Uribe
Alberto Baumeister Toledo
Irma Beherens de Bunimov
José Rafael Belisario Rincón
Carlos Simón Bello Rengifo
Juan A. Berríos O.
Elías Bitar Escalona
Erick Boscán Arrieta
Allan R. Brewer-Carías
Gustavo Briceño Vivas
Josefina Calcaño de Temeltas
Pedro Pablo Calvani
Alejandro Canónico Sarabia
Antonio Canova González
Ruth Capriles
Carlos Luis Carrillo Artiles
Marcos Carrillo Perera
Jesús María Casal
Alma Chacón Hanson
Rafael Chavero Gazdik
María de los Ángeles Delfino
Rafael Díaz Blanco
Hernando Díaz Candia
Román J. Duque Corredor
Néstor Ecarri Angola
Leopoldo Escobar
Margarita Escudero León
Ronald Evans Márquez
Luis Henrique Farías Mata
Liliana Fasciani M.
Héctor Faúndez Ledezma
Andreyna Febres-Cordero Willet
Juan Carlos Fermín Fernández
Fernando M. Fernández
Gerardo Fernández
Alejandra Figueiras R.
Argenis Flores
Jenniffer Gaggia
Catherina Gallardo
Oscar Ghersi
Simón Gómez
Fortunato González Cruz
Gustavo Grau Fortoul
Angelina Jaffe
León Jurado Laurentin
Andrés L. Halvorssen Villegas
José Vicente Haro
José Ignacio Hernández González
Luis Alfonso Herrera Orellana
Gonzalo Himiob Santomé
Jorge Kiriakidis
Gustavo Linares Benzo
Laura Louza
Luis Alberto Marín Rengifo
Alfredo José Martínez García
Juan Miguel Matheus Fernández
Luis Molina
Juan Pablo Molina Berrizbeitia
José Enrique Molina Vega
Miguel Mónaco
Alicia Monagas
José Antonio Muci Borjas
Bárbara Nava
Claudia Nikken
Humberto Njaim
Edgar Núñez Pino
Gilda Núñez
Jesús Ollarves Irazábal
Freddy J. Orlando
Alejandro E. Otero Méndez
Paciano Padrón
Alfredo Parés Salas
José Peña Solís
Rogelio Pérez Perdomo
Flavia Pesci Feltri
Pedro Alfonso del Pino
Rodolfo Plaz Abreu
Francisco Paz Yanastacio
Manuel Rachadell
Juan Manuel Rafalli
Jacqueline Richter
Carmen Luisa Roche
Miriam Rodríguez
Ninoska Rodríguez Laverde
Manuel Rojas Pérez
Manuel Román Ramírez
Andrea Rondón García
Ana María Ruggeri
Gabriel Ruan Santos
Leonel Salazar Reyes-Zumeta
Enrique Sánchez Falcón
Abdón Sánchez Noguera
Luis Pompilio Sánchez S.
Antonio Silva Aranguren
Cecilia Sosa Gómez
José Gregorio Torrealba R.
Diana Trías Bertorelli
Héctor Turuhpial
Carlos Urbina
Gustavo Urdaneta
Daniela Urosa Maggi
Judith Useche
Juancarlos E. Vargas A.
Alfredo Enrique Vázquez Loureda
Adriana Vigilanza
Isaac Villamizar
Carlos E. Weffe H.
Corina Yoris

14 diciembre 2010

Proyecto de Ley de Educación Universitaria

Tarde o temprano tenía que suceder. El régimen militarista-comunista de Hugo Chávez no podía dejar ese hilo suelto que constituye uno de los bastiones más apetecidos por cualquier dictador. La universidad es, por excelencia, el templo de las ideas y del libre discernimiento, la basílica del saber, el santuario de los pensadores. A diferencia de los cuarteles, donde la palabra se aísla en el grito y el conocimiento se abrevia en una orden, en la universidad se discute con respeto por la opinión del otro o de los otros y se resuelve con base en el consenso. Pero, además, en la universidad imperan la libertad de cátedra y la autonomía universitaria, que significan, respectivamente, pluralismo ideológico e independencia respecto de los poderes públicos. Dos principios básicos que ningún gobierno autoritario es capaz de soportar. Y este que encabeza el Teniente Coronel Chávez menos aún. Por ello giró instrucciones a sus subalternos, que fungen de diputados en el ala satelital del Poder Ejecutivo, para que diseñaran una Ley de Educación Universitaria a la medida de sus propósitos, es decir, una ley que cercena esos principios y, en su lugar, pretende imponer normas restrictivas y represivas.

Este es el borrador del Anteproyecto de Reforma de la Ley Universitaria cuyo título original reza "Antecedentes para una reforma de la Ley de Educación Universitaria" elaborado por el diputado Roberto A. Quintero V., Presidente de la Subcomisión Permanente de Educación Universitaria de la Asamblea Nacional.

Y este otro es el Proyecto de Ley de Educación Universitaria elaborado por las Universidades Católica Andrés Bello, Central de Venezuela, Simón Bolívar, Nacional Experimental Politécnica, Centro Occidental Lisandro Alvarado y Metropolitana.

El Movimiento Estudiantil de la Universidad Católica Andrés Bello, bajo el lema "La peleamos o la perdemos", ha estado recolectando firmas de apoyo al Proyecto alternativo para presentarlo ante la Asamblea Nacional.

07 diciembre 2010

Elogio de la Lectura y la Ficción




Discurso pronunciado por Mario Vargas Llosa con ocasión de recibir el Premio Nobel de Literatura en Estocolmo, el 7 de diciembre de 2010.

Texto completo Fuente: Fundación Nobel.

19 noviembre 2010

Así estamos en el país que tenemos

Abro los grifos y no sale agua corriente. Oprimo los interruptores y no encienden las luces. Me conecto a Internet y se interrumpe la conexión. Hablo por teléfono y se corta la llamada. Voy al supermercado y no encuentro los productos que busco. Entro en la web de alguna institución gubernamental y el enlace que requiero no abre. Intento entrar o salir de algún vagón del Metro y el gentío me lo impide. Recibo un mensaje en mi celular mientras voy en el carro y no puedo verlo sin correr el riesgo de un atraco. Viajo de una ciudad a otra en autobús y, a medio camino, la unidad se descompone. Ya no puedo viajar en avión de la capital a mi ciudad porque hace más de un año suspendieron los vuelos. Viajo por carretera y dudo mil veces antes de reducir la velocidad en las alcabalas o de surtir el tanque de gasolina. Si acampo en una playa o en un río, me asaltan, o me violan, o me matan. Si vuelvo a casa de madrugada, estoy loca de metra. Si camino por la calle a cualquier hora del día, tengo que llevar ojos hasta en la nuca. Si me visto a la moda, o calzo ciertas marcas de zapatos, o uso joyas, o conduzco un carro nuevo, estoy provocando al prójimo. Si necesito divisas para viajar al exterior, debo participar mi salida y mi retorno. Si gasto mi dinero en otro país, debo rendir cuenta de mis gastos. Si me quejo de la deficiencia de los servicios públicos, soy una sifrina. Si marcho en una manifestación, me agreden. Si digo lo que pienso, me insultan. Si voto contra el oficialismo, el gobierno me castiga. Si no voto, la oposición me critica. Si exijo que respeten mis derechos, se burlan. Si cumplo mis deberes, me tildan de gafa. Si voy a la policía a poner una denuncia, no me paran. Si denuncio a un funcionario público, me persiguen. Si se me cae el rancho, me abandonan en un galpón. Si compro un inmueble, me lo expropian. Si alquilo un apartamento, los reales no me alcanzan para pagar el canon. Si arriendo un apartamento, no puedo sacar al inquilino. Si tengo un negocio, el SENIAT me sanciona. Si solicito un préstamo en la banca privada, me lo niegan. Si solicito un préstamo en los bancos del Estado, no hay plata. Si voy a un hospital, no hay con qué asistirme. Si tengo que hacer un trámite burocrático, me devuelven cien veces por falta de algún requisito. Si estudio en una institución pública, me adoctrinan. Si busco empleo en el sector público, me preguntan sin firmé. Si trabajo en una oficina pública, me obligan a inscribirme en el PSUV. Si trabajo en una empresa privada, me dejan en la calle en cuanto la confiscan. Si soy mensajero, me roban la moto. Si conduzco un carro, las motos se me atraviesan. Si soy peatón, ni los motorizados ni los conductores me ceden el paso. Si soy taxista, me asesinan. Si soy pasajera, me asaltan. Si vivo en la indigencia, me ignoran. Si vivo en la opulencia, me extorsionan. Si soy de clase media, me secuestran. Si soy político, me acusan de corrupta. Si soy apolítica, me acusan de ni-ni. Si ejerzo un cargo público, dudan de mi competencia. Si renuncio a un cargo público, me enjuician por desleal. Si me destituyen de un cargo público, me envían de embajadora a alguna parte. Si soy diputada oficialista, me dictan la plana. Si soy diputada opositora, no me dejan hablar. Si soy juez y sentencio a favor del gobierno, me ratifican en el cargo. Si soy juez y sentencio ajustada a Derecho, me meten presa. Si soy juez y difiero las sentencias, me jubilo con el máximo sueldo. Si soy ministra y obedezco siempre al jefe, ocupo todos los ministerios. Si soy ministra y doy mi punto de vista, me regañan públicamente. Si soy una ministra competente, me relegan. Si soy una ministra incompetente, me premian. Si soy gobernadora o alcalde del oficialismo, el gobierno central llena mis arcas. Si soy gobernadora de la oposición, no recibo ni medio del gobierno central. Si juro patria, socialismo o muerte, soy militante, miliciana y militar. Si no juro, soy una traidora. Si siendo militar me caso con el jefe y su revolución, me ascienden a general en jefe. Si me cago en la revolución del jefe, la fiscalía general me imputa... y me encarcela.






31 octubre 2010

Test de verdadero o falso

Hoy ha sido un domingo más agitado que de costumbre. Así que, faltando apenas cinco minutos para la medianoche, no pienso irme a dormir con una pesadilla detrás de la oreja. No, al menos, sin convertir esa pesadilla en una broma, aunque resulte dudosamente divertida. Y como anoche no me disfracé de bruja, ni encendí una calabaza, ni los niños de mi edificio tocaron a mi puerta gritando ¡trick or treat!, he decidido celebrar mi propio Halloween de la siguiente manera:

Del salvaje y húmedo pajonal que crece y se desborda en el jardín florido de la boca del líder-comandante-presidente, he elegido un fragmento de su gramínea perorata dominical para realizar un Test de Verdadero o Falso:

"Y ojalá que uno pudiera trabajar con esos gobernadores" - Falso.
"Pero como ellos quieren ser presidente" - Verdadero.
"El de aquí quiere ser presidente" - Verdadero.
"El de Carabobo, sobre todo el papá" - Verdadero.
"Todos quieren ser presidente" - Verdadero.
"El de Táchira, ese también" - Verdadero.
"Y los que están en el exilio" - Verdadero.
"Yo disfruto mucho" - Falso.
"Todos quieren ser presidente" - Verdadero.
"Entonces quieren es sacá a Chávez pa' meterse ellos" - Verdadero.
"Ahora, imagínense ustedes que este país caiga, que nuestro país caiga en esas manos. Miren, lo desguasarían" - Falso.
"Desguasarían el país peor que antes, porque ahora vendrían con el odio y la revancha, a buscar revancha" - Falso.
"A la Fuerza Armada la desguasarían" - Verdadero.
"Bueno, yo creo que lo que pasaría es que pudiera venir una revolución de otro carácter" - Verdadero.
"¿verdad, Benavides?" - Verdadero.
"No volverán" - Falso.
"Les voy a decir una cosa a mis amigos escuálidos" - Falso.
"Más bien a aquellos venezolanos que no me quieren mucho" - Verdadero.
"Algunos confundidos" - Falso.
"Algunos creen que yo soy el ogro" - Verdadero.
"Los manipulan, pues" - Falso.
"Si yo fuera rico" - Verdadero.
"Y viviera ahí en el este de Caracas" - Verdadero.
"Pero no fuera un jefe escuálido, sino un señor" - Falso.
"Un señor con mi señora" - Falso.
"Y cuatro o cinco muchachitos, o tres muchachitos" - Verdadero.
"Y tremenda casa y tremenda quinta" - Verdadero.
"Y un trabajo" - Falso.
"Un gerente de una empresa privada con un sueldazo" - Verdadero.
"Y un carrazo" - Verdadero.
"Y todo eso y tuviera la vida hecha como ellos la tienen desde su punto de vista" - Verdadero.
"Tienen dinero" - Verdadero.
"Si fuera ese tipo de gente" - Falso.
"Y viviera aquí en Venezuela" - Falso.
"Y no tuviera planes para irme" - Verdadero.
"Yo pondría a Chávez" - Verdadero.
"Yo seguiría poniendo a Chávez ahí" - Verdadero.
"O a un revolucionario" - Falso.
"O a una revolucionaria" - Falso.
"Porque si llegaran estos jefes escuálidos de nuevo a Miraflores" - Verdadero.
"Ellos tratarían, lanzarían una andanada" - Falso.
"Si me hubieran matado el 12 de abril yo no sé qué hubiera pasado aquí" - Falso.
"Si esta gente con todo su odio" - Falso.
"Porque estos gobernadores son gobernadores, pero más allá no pueden" - Falso.
"O los alcaldes de oposición, más allá no pueden" - Falso.
"Ellos chocan contra los límites que le imponen la Constitución y el pueblo y el Estado" - Falso.
"Pero imagínense ustedes en Miraflores, ellos tratarían de echar de la Fuerza Armada todo lo que oliera a Chávez" - Verdadero.
"Y yo creo que se les alzarían los militares" - Falso Verdadero.
"Ellos tratarían de echar de Venezuela todo lo que huela a Fidel" - Verdadero.
"Y creo que el pueblo se les alzaría" - Falso.
"Entonces la revolución cambiaría de signo, pasaría a hacer otro camino" - Verdadero.
"Pobre de ellos, porque ellos son minoría" - Falso.
"No tendrían cómo contener, aquí, una revolución violenta" - Falso.
"Liderizada por los militares revolucionarios y el pueblo venezolano" - Verdadero y Falso.

Nota: La evaluación de este examen se hará en el año 2012 y la calificación se publicará en el Boletín del CNE o, en su defecto, en los medios de comunicación nacionales e internacionales. Se respeta el derecho a reparación y a revisión de la prueba.

24 octubre 2010

Venezuela es una cola

Decenas y hasta cientos de personas alineadas en fila o amontonadas desordenadamente es ya una imagen típica de la Caracas actual. La capital de Venezuela tiene más habitantes de los que puede albergar. Si a esto se agrega la cantidad de gente en tránsito que viene a la ciudad a hacer alguna diligencia, el problema se complica mucho más.

Se piensa que los caraqueños -y, por extensión, los venezolanos- nos hemos habituado a formar parte de una cola y que entramos en ella con conocimiento de causa, es decir, sabiendo lo que nos espera, eufemismo de una fórmula inversa equivalente a cuánto debemos esperar. Y se piensa, además, que el hábito adquirido nos ha entrenado en el autocontrol para manejar los excesos de impaciencia, intolerancia e indignación. ¡Nada más falso! Si nos hubiésemos acostumbrado a sufrir cada cola que hacemos, no nos habríamos transformado en los seres desesperados y agresivos que somos.



Cola en los hospitales



Cola para cobrar la pensión



Cola para comprar alimentos



Cola para pagar servicios públicos



Cola en las autopistas



Cola en las paradas del autobús



Cola en las paradas del Metrobús



Cola en las estaciones del Metro



Cola para entrar al stadium



Cola en el aeropuerto

Adán, Eva y el Leviatán

Pensaba que sí, que son tiempos raros o, como dijo alguien, tiempos "maleducados", que la sociedad moderna -¿postmoderna o submoderna?- centrifuga sus conflictos políticos, sus rollos mentales y sus ratones emocionales en una misma olla de presión; que el estruendo de la música, de los discursos y de las balaceras apaga la voz del corazón y solivianta los niveles de tolerancia de la psiquis, en un remolino cuya espiral se traga hasta la mínima sensación de éxito. Los terrícolas de hoy quieren ser famosos, poderosos, invencibles. Y ya sea porque lo intentan y lo consiguen, o porque lo intentan y no lo logran, o porque ni siquiera se atreven a intentarlo, joden a otros y se joden a sí mismos. ¡Pum! ¡Zuás! ¡Caput!

Suponía que entre Ifigenia (una niña decente) y Lady Gaga debía de haber una brizna en común, una pestaña al menos, aunque fuera una sola, a través de la cual ambas miraran hacia un mismo punto en cualquier dirección. Después de todo, Ifigenia se aburría bárbaramente y Lady Gaga se aburre también, bárbaramente. Pero me he dado cuenta de que el aburrimiento no es, en absoluto, un estado anímico, sino una condición del orden social que apretuja y despelleja el alma.

Entonces tiene mucho sentido que el ser humano se aburra con frecuencia y recurra al ruido para no pensar, que Dios sea un problema de Estado y la causa preferida de los soldados del mundo, que no haya un rincón en la Tierra donde se respire un átomo de paz, que la anorexia sea un modelo de belleza y el crimen un método anticonceptivo, que el "Leviatán" de Hobbes se haya convertido en un gigante idolatrado y el "Contrato" de Rousseau en poesía ornamental.

Creía que era yo, que me había tocado nacer en la época equivocada, vivir en el país equivocado, pertenecer a la especie equivocada. Ahora sé que estaba equivocada. La culpa de que el mundo esté hecho mierda la tienen Adán y Eva.

28 septiembre 2010

Elecciones parlamentarias 2010: la gelatinosidad de lo inexplicable

Votos: PSUV 5.399.574 - MUD 5.312.293 - PPT 330.260
Curules: PSUV 98 - MUD 65 - PPT 2

¿Cómo se leen estos resultados?

Antes del 26 de septiembre, el PSUV tenía mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, lo que le permitía legislar sin trabas y sin control, e incluso delegar sus propias funciones en el Presidente de la República para gobernar (mandonear) por decreto; después de esta fecha, el PSUV mantiene la mayor cantidad de curules, pero ha perdido la mayoría calificada que requiere para profundizar la radicalización de su proceso revolucionario. Sin embargo, durante los próximos tres meses la bancada oficialista se ocupará de sancionar y promulgar tantas leyes como sean necesarias para torcerle el pescuezo a la voluntad popular que, una vez más, se manifestó en contra del comunismo.

No obstante cualquier nueva arbitrariedad que cometa la Asamblea Nacional en el transcurso del próximo trimestre, la lectura de estos comicios es de una contundente claridad: 52% de los electores asumió con valentía, civismo y, además, democráticamente, expresar su desacuerdo con la gestión de los parlamentarios oficialistas que se dedicaron durante el último lustro a aprobar las leyes que convenían a los intereses de Hugo Chávez -Carlos Escarrá dixit- en desmedro de las auténticas necesidades y las legítimas expectativas del pueblo venezolano.

Por otra parte, el problema aritmético que planteó Andreína Flores, periodista de Radio Francia Internacional y RCN de Colombia, a Hugo Chávez en su rueda de prensa, deja en evidencia la imposibilidad de éste y de cualquiera de justificar, en clave democrática, la "gelatinosidad" de la Ley de Procesos Electorales promulgada en 2009 con los fines y efectos ahora conocidos. La redistribución de los circuitos electorales, concebida y elaborada para "demoler" los votos de la oposición en aquellas circunscripciones predominantemente adversas al chavismo, convirtió en gelatina de amargo sabor a las fuerzas rojas. Y aunque es verdad que también perjudicó al bloque opositor, restándole curules que les correspondían dada la mayoría de votos que obtuvieron los partidos aliados en la MUD, la nueva realidad política de Venezuela refleja que cada vez son más los venezolanos que se desenganchan del proceso involucionario.

La ingrata experiencia de la intolerancia, la exclusión, la violencia, la pobreza, la incompetencia y la impunidad durante más de una década ha sido, sin duda, una lección bien aprendida en nuestro país. Ahora la mayoría de los venezolanos buscamos con renovado interés los aspectos comunes que nos unen y no las diferencias que nos separan. Es, en definitiva, lo que esperamos de la Asamblea Nacional pluralista que entrará en funciones el próximo enero de 2011.

Mientras tanto, la pregunta concisa, directa y oportuna que formulara Andreína Flores a Hugo Chávez sigue en el aire:

"Para muchos, sobre todo aquellos que nos escuchan en otros países, es difícil de entender que obteniendo casi el mismo número de votos que el Partido Socialista Unido de Venezuela, la oposición haya alcanzado 37 escaños menos que el PSUV. Le pregunto si se estaría confirmando la tesis de la oposición que sostiene que la redistribución del peso de los circuitos electorales se hizo con toda la intención de favorecer al PSUV o que quizá, peor todavía, el voto del PSUV sería el que vale por dos."

- Y entonces, ¿no vas a contestar?

08 julio 2010

El coche volador

Usted vive en ciudad congestionada por el tráfico. Autopistas y avenidas que, a las horas pico, se convierten en estacionamientos de autos encendidos, unos detrás de otros, en filas interminables que ocupan los tres o cuatro canales en ambas direcciones. Usted es el conductor o el pasajero, se pone nervioso por el retraso, por el temor a ser atracado en plena vía, está ansioso por llegar a su sitio de trabajo, a la reunión fijada para una determinada hora de la que ya han transcurrido varios minutos, a la clase que ya comenzó, a la cita médica que quizás habrá perdido cuando finalmente logre entrar en la antesala del consultorio... O son las cinco de la tarde y está cansado, quiere llegar a su casa, soltar el portafolios, quitarse los zapatos, darse una ducha, relajarse, pero aún está muy lejos de su sofá, porque es usted el que está en medio del atasco y observa, de repente, que del interior del capó empiezan a salir volutas de humo. ¿El motor estará fumando? ¡No! ¡No puede ser! ¡No aquí, por favor! ¡No ahora! Pero sí, sí puede ser, justo ahí, en la pata 67 de ese largo ciempiés detenido en la vía, el motor de su carro se ha recalentado. Mientras espera que el tráfico avance o que el radiador se enfríe, usted sueña con el día en que, con sólo pulsar un botón, pueda transformar su auto en una nave voladora. ¿Cuántas veces lo ha imaginado?

¡Ese día es hoy! Aquí está el automóvil que le sacará de los embotellamientos.

01 julio 2010

Geraldine Afiuni: de tal palo, tal astilla

Esta joven es tan valiente como su madre. Geraldine Afiuni, la única hija de la juez María de Lourdes Afiuni, dirige un mensaje a los venezolanos y al resto del mundo acerca de la actual situación de su madre, recluida desde hace seis meses en una celda de 2 x 3 metros cuadrados en el INOF por decretar legalmente la libertad condicional de Eligio Cedeño, un imputado de quien el Ministerio Público pretendió olvidarse para mantenerlo encarcelado.



Colabora con la difusión de este mensaje.

18 junio 2010

Albinos de África, una minoría en peligro

Check out this SlideShare Presentation:

El día que conocí a José Saramago


La noticia me golpea apenas despliego la primera página de la prensa digital española. El escritor portugués José Saramago, Premio Nobel de Literatura en 1998, falleció esta madrugada en su casa de Lanzarote. Tenía 87 años y estaba fatalmente enfermo.

Los buenos escritores no deberían morir o, en todo caso, deberían de tener más de una vida. También los poetas, los pintores, los músicos, en fin, los cultores y hacedores de cualquier género artístico que interpretan, reflejan y reiventan la vida a través de sus obras.

Para mi, Saramago es clase aparte. Lo conocí en Madrid, durante una conferencia en la Biblioteca Nacional a la que asistí contra lluvia y viento. Fue en las postrimerías del invierno en 2005. Ese día me fugué de la clase de última hora y salí disparada de la universidad. Una garúa persistente y prolongada entorpecía el tráfico. Un viento malhumorado destruía los paragüas. Un montón de gente llenaba los andenes del Metro en Getafe. El trayecto se me hizo más largo que de costumbre, pero llegué a tiempo para elegir una silla en la cuarta fila del salón donde se realizaría el acto. Para entonces Rosa Regás era la Directora General de la Biblioteca Nacional.

Al cabo de veinte minutos de espera, durante los cuales algunos de los asistentes no hicimos otra cosa que comentar sus libros, Saramago entró acompañado de su esposa, Pilar del Río, y de otras cuatro personas que compartieron la mesa del podio con él. En el salón había tanta gente que muchos tuvieron que permanecer de pie durante toda la charla. Era un hombre alto, delgadísimo y huesudo. Vestía un traje gris y una corbata oscura. Entró moviendo la cabeza como un ventilador en mínima velocidad, mirando alternativamente de un lado al otro del salón. Saludó con una amplia sonrisa en la que sus labios desaparecieron y sus gafas se agrandaron.

Habló un poco de su vida en Portugal, de sus lecturas juveniles mientras trabajaba en diversos oficios. Dijo que aprendió a escribir leyendo a otros autores. Su español tenía un marcado acento portugués y con frecuencia parecía que intercalaba palabras en esta lengua, pero era por la pronunciación. Dijo que escribía en portugués y luego su esposa traducía sus textos. Ella, sentada en la tercera fila, entre el público, le devolvía una mirada cargada de admiración y asentía con cierta timidez. Habló acerca de algunas de sus obras, en particular, de "El evangelio según Jesucristo", "El año de la muerte de Ricardo Reis", "La caverna" y sus "Ensayo sobre la ceguera" y "Ensayo sobre la lucidez". Hizo algunas precisiones respecto de su estilo literario: porqué inserta los diálogos en la narración, porqué casi no usa puntos y aparte, porqué escribe de corrido, porqué en algunas obras -por ejemplo, en Caín- no usa versales para los nombres propios...

Me quedé hasta el último minuto, cuando ya toda la audiencia se había marchado, para saludarle personalmente. Mientras firmaba algunos libros que los asistentes llevaron, conversé unos minutos con su esposa Pilar y fue ella quien nos presentó. "Esta es chica es venezolana", le dijo. Saramago estrechó mi mano y se inclinó para intercambiar un beso en la mejilla. Y antes de que yo le dijera algo, me lanzó la pregunta que, desde 1999, suelen hacernos los extranjeros: "¿Cómo está Chávez?" Debe estar bien, porque sigue en el poder, le contesté. El se rió, echando la cabeza hacia atrás. Y a usted, ¿por qué le agrada un tipo como Chávez?, le pregunté. Me respondió con una generalidad: "Todos los pueblos necesitan una revolución para madurar". Caminamos juntos hasta el hall de la Biblioteca Nacional. Por supuesto, le expresé mi admiración por su talento y su trabajo de escritor. Pero también le manifesté que no compartía en lo absoluto su postura respecto del gobierno de mi país. Como en ese momento no cargaba ningún libro suyo en mi mochila, aceptó estampar su autógrafo en mi libreta de apuntes. Me dio un par de consejos acerca del oficio de escritor y nos despedimos.

Antes de sumergirme en la estación del Metro de Colón, llamé por el celular a mi amigo Gabriel Planas para contarle que acababa de conocer a Saramago. Eran las 9 de la noche en Madrid... y las 3 de la madrugada en Venezuela. Pero a Gabo no le importó que le despertara, porque nadie mejor que él entendía la importancia de este encuentro. Espero que ahora, estando ambos en el mismo sitio, se hagan buenos amigos.


15 junio 2010

Chávez, eres una porquería...

"Chávez, eres una porquería, eres una mierda" dice ante la cámara de Venezolana de Televisión (VTV) una ahorrista indignada por la repentina intervención del Banco Federal, ante cuya sede están decenas de otros ahorristas, también enojados y preocupados, con sobrada razón, pues saben que esta medida no es más que una venganza de Hugo Chávez contra el Presidente de dicha entidad, Nelson Mezerhane, pero que, a fin de cuentas, quien sufre las consecuencias de la arbitrariedad presidencial es el pueblo.

Es absurda hasta la ridiculez la actitud del periodista de VTV, quien "presume" que estas personas pueden estar molestas y "no entiende" por qué los ahorristas del Banco Federal no quieren declarar para el canal del gobierno.

14 junio 2010

Intervenciones, persecuciones, confiscaciones y otras acciones



Acciones extremas debido a la inseguridad que le genera el evidente descontento del pueblo venezolano con su gestión, son las que Hugo Chávez está haciendo ejecutar, no ya cada día, sino prácticamente en cuestión de horas. Ahora le ha tocado al Banco Federal, que a partir de hoy está siendo objeto de intervención por la Superintendencia de Bancos (SUDEBAN).

Las órdenes de aprehensión contra Guillermo Zuloaga, presidente del canal de noticias Globovisión y su hijo Guillermo Zuloaga Siso, no son más que un "pase de factura". Les están cobrando el hecho de no haberse puesto "rodilla en tierra" ante Chávez. Es el preludio del cierre de la televisora. El intempestivo autoexilio de Nelson Mezerhane, presidente del Banco Federal y accionista de Globovisión, obedece a la misma causa. No parece que haya otra razón. Las constantes amenazas y ofensas a Lorenzo Mendoza, propietario de Empresas Polar, es parte del mismo plan, según el cual la meta es confiscar sus medios de producción.

El gobierno va con todo contra todo y contra todos, sin mirar hacia los lados, sin pensar en las consecuencias, sin el menor interés por el modo como sus decisiones afectan al pueblo. Sólo una cosa importa: mantener el poder, aunque ello implique abusar del poder. La Constitución les resulta un librito estorboso que es preciso reformar o aniquilar. Mientras llega ese momento, la ignoran. La norma suprema la dicta el dictador, los demás obedecen. Los demás son todos los representantes de los poderes públicos concentrados íntegramente en el puño de su mano. Basta con leer las sentencias de cualesquiera de las Salas del Tribunal Supremo de Justicia. Basta con leer las leyes promulgadas automáticamente y sin discusión por la Asamblea Nacional. Basta con leer las listas de inhabilitados políticos elaboradas por el Contralor General de la República. Basta con escuchar los argumentos con que la Fiscal General de la República y sus subalternos imputan delitos que no existen y penas que no aplican a los procesados y condenados por razones políticas. Basta con leer las normas emanadas del Consejo Nacional Electoral para regular cualesquiera de los procesos electorales que se han realizado en los últimos once años. Basta con escuchar las declaraciones incondicionales de los sucesivos Defensores del Pueblo. Basta con observar la conducta del centenar de Ministros, Viceministros y Superministros sin oficina y sin cartera que se han turnado y reciclado desde 1999 hasta la fecha.

Once años de fracasos consecutivos en todo cuanto emprende el gobierno, por buena que haya sido la idea, no se pueden ocultar mediante una falsa propaganda. Aquí, todos sabemos la verdad que hay detrás de la mentira. Y la mentira es del tamaño del territorio nacional, tiene los rostros de cada uno de los responsables de este desastre en que está convertido el país.

Y todavía no hemos tocado fondo.

Los guardianes de Chávez

Así se titula el documental realizado por REC Reporteros Cuatro de España en su viaje periodístico a Venezuela. Si quedaba alguna duda acerca de la existencia y los objetivos de colectivos o grupos paramilitares asentados en distintos barrios de Caracas y en distintas regiones del país, las declaraciones de los dirigentes y miembros de estas organizaciones armadas alcanzan a despejarlas todas. Incluso aquella otra duda que un sinnúmero de venezolanos, por la razón que sea, no se atreve o no quiere considerar: el desgraciado desenlace de una guerra civil.

Hugo Chávez es un militar anti-sistema , por lo tanto, piensa como tal. Un individuo anti-sistema desprecia las reglas, las formas y la institucionalidad. Esta condición suya explica el hecho de que haya intentado tomar el poder por la fuerza de las armas. También explica sus estrechas relaciones con personas, grupos y gobiernos que no son ni pueden ser considerados democráticos. De ahí que esperar que actúe como estadista y demócrata es absolutamente imposible.

La realidad de nuestro país aparece con toda su crudeza en este video. Tenemos el problema más serio que jamás hubiésemos llegado a imaginar. Si usted vive en Venezuela, significa que está dentro del problema, como el resto de nosotros. No se trata de una simpleza que puede resolverse con buenas intenciones, sino de un problema auténtico, mayúsculo y harto peligroso.

Probablemente ahí encuentre las respuestas a las preguntas que se hace la mayoría de los venezolanos: Si todo está peor de lo que nunca estuvo, ¿por qué la gente sigue votando a Chávez? Si esta revolución es una estafa, ¿por qué todavía hay quienes la defienden? Si un solo hombre ha conseguido dividir al pueblo, ¿por qué toda la oposición no ha sido capaz de reconciliarlo?

Pienso que uno debe aprender de la experiencia ajena. En la revista National Geographic de junio de 2010 aparece un reportaje titulado "Los hijos de Mandela" acerca de la transición del pueblo sudafricano del oprobioso apartheid a la democracia y la reconciliación. La Dra. Marjorie Jobson, directora nacional del Grupo de Apoyo Khulumani, una de las personas entrevistadas, relata lo siguiente:

"Todo el mundo estaba agotado hacia 1994. Pienso que deseaban que el apartheid desapareciera y que el gobierno arreglara todo. Pero eso no sucedió. Queda en manos de cada sudafricano participar activamente en la restitución. Usted sabe, el poder de cada uno. El poder de una persona debe perpetuar nuestro pasado violento, o el poder de una persona debe contribuir a la formación de una sociedad pacífica y justa".








13 junio 2010

A prisión, en prisión...Todos presos

En el título de este artículo, la única diferencia entre las preposiciones "a" y "en" es meramente semántica: "a" significa hacia y "en" significa dentro. La oración completa es el reflejo de la situación en que vivimos los venezolanos. El país entero es una cárcel con calabozos de todo tipo: penitenciales, mentales, emocionales, laborales, familiares, sociales. Todos estamos en prisión, sólo que algunos lo están más que otros.

Los presos políticos están en celdas de 2 x 3 metros cuadrados, sin derechos, sin libertad, sin luz natural y algunos de ellos con condenas injustas e insólitas, mientras los otros esperan indefinidamente una audiencia o una sentencia.

Los demás que, aparentemente, permanecemos fuera, en realidad, también estamos dentro, ya sea en casas enrejadas, en comercios enrejados, en oficinas enrejadas, en centros comerciales enrejados, en escuelas, liceos y universidades enrejadas, en campos deportivos enrejados, en sitios nocturnos enrejados, en hospitales y clínicas enrejadas, en templos religiosos enrejados, en abastos y supermercados enrejados, en hatos y granjas enrejadas, en hoteles enrejados, en cafeterías y restaurantes enrejados, en parques y plazas enrejadas, hasta en playas enrejadas...

En este último grupo no son pocos los que están en la mira del Presidente y sus esbirros quienes, tarde o temprano, harán cualquier cosa, desde inhabilitar hasta crear delitos, por llevarlos hacia las celdas donde no penetran los rayos del sol, ni la Ley, ni la justicia.

Quien crea que porque no se mete en vainas, ni critica al gobierno, ni marcha en las manifestaciones, ni expresa lo que piensa, ni vota en las elecciones tiene su libertad garantizada, comete una garrafal equivocación. El silencio y la neutralidad son cárceles mucho peores que las de concreto y acero.

Por otra parte, también son cárceles las limitaciones cotidianas, como el racionamiento de electricidad y de agua, el desabastecimiento, la criminalización de las protestas, las expropiaciones-confiscaciones, la indisponibilidad del dinero propio para adquirir divisas, las alcabalas en las carreteras, la impunidad ante la inseguridad, las cadenas presidenciales...

27 millones de venezolanos somos prisioneros de la arbitrariedad de un solo hombre, pero seguimos pensando que, como aún podemos hacer algunas cosas, vivimos en libertad.

Y usted, ¿se siente bien en prisión?


09 junio 2010

Ideales, ideas e ideología (II)

Las ideas son construcciones mentales de una persona o de un grupo de personas. De una idea puede decirse que es buena, mala, aceptable, equivocada, brillante, disparatada, etc. La mejor propiedad de estas construcciones abstractas es su perfectibilidad, pues siempre pueden ser mejoradas hasta el nivel óptimo. Desde luego, también es posible que una idea en apariencia buena, al cabo de cierto análisis termine pulverizada por defectos que van quedando al descubierto y no resisten a las refutaciones.

Hasta ahora, en el ejemplo que antecede -Ideales, ideas e ideologías (I)-, he dicho cuál es mi ideal, pero no cuáles son las ideas que se me han ocurrido para convertirlo en realidad. Tampoco he precisado cuál es mi posición en la comunidad, un aspecto de la mayor importancia, porque es lo que determina el grado de influencia y la probabilidad que tengo de llevar a cabo mi idea. Para el fin que me he propuesto, es obvio que los márgenes de acción de un alcalde o de un concejal municipal superan en mucho a los del ciudadano común o de una asociación civil. Digamos, entonces, que mi posición es la menos favorable de todas, la del ciudadano común que, en sus ratos de ocio, se entretiene fantaseando con reordenar o redecorar su ciudad.

Consideremos que es esta mi posición, la del ciudadano común, sin otro poder político que el que me otorga la Constitución, sin militancia partidista, sin afiliación gremial o sindical, y sin cargo gubernamental. Pero consideremos que se trata de una posición inicial, no definitiva, pues debo prever que si estoy decidida a alcanzar mi ideal, en algún momento tendré que hacer algo para posicionarme en otro nivel.

Ahora bien, desde mi posición de ciudadana común, estas son algunas de las ideas mediante las cuales pretendo entrar en la primera fase de realización del ideal de que en mi ciudad haya más espacios culturales que licorerías:
a) Emprender una campaña de concienciación acerca de los daños que ocasiona el consumo de alcohol.
b) Promover los valores culturales y las manifestaciones artísticas en todos sus géneros.

La simple exposición de estas dos ideas significa que han salido del mundo interior (de la mente) donde surgieron hacia el mundo exterior (de la realidad) donde han adquirido un nuevo estatus, el de proposiciones.

Continuará...

Estimad@ lect@r: Te invito a aportar tus ideas acerca de este tema. Así contribuirás a transformar este monólogo en una conversación, lo que será mucho más interesante y, sin duda, más enriquecedor.

05 junio 2010

Centro de Estudio Situacional de la Nación (CESNA)

Mediante Decreto Nº 7.454 publicado en la Gaceta Oficial Nº 39.436 del 1º de junio de 2010, se creó el Centro de Estudio Situacional de la Nación (CESNA), esto es, un órgano dependiente del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia que, al tenor de su artículo 5, se encargará de recopilar, procesar, analizar, clasificar, controlar y reservar, discrecionalmente y de manera permanente, toda la información proveniente de las instituciones del Estado y de la sociedad, relacionada con la situación actual, sobre cualquier aspecto que considere de interés nacional del Ejecutivo, y que determine la asunción de decisiones estratégicas.

Esto significa restringir, más de lo que ya está, el acceso a la información, pues, según el artículo 9 de este Decreto, el Presidente del CESNA tiene facultades para reservar, clasificar y/o limitar la divulgación de "cualesquiera información, hecho o circunstancia". La amplitud sin límite del pronombre indeterminado "cualesquiera" abarca todo cuanto pueda caber en el criterio del funcionario, desde un dato electoral -lista de inscritos en determinado circuito electoral- hasta un dato registral -la compra de un bien por una persona, o la liberación de la hipoteca de un inmueble, o su propia acta de nacimiento-.

Con la promulgación de este Decreto se violan los derechos fundamentales concernientes al goce y ejercicio irrenunciable, indivisible e interdependiente de los derechos humanos (art. 19), al libre desenvolvimiento de la personalidad (art. 20), a la igualdad ante la Ley (art. 21), a dirigir peticiones, incluso de información, ante cualquier autoridad y a obtener oportuna respuesta (art. 51), a la libre expresión y difusión del pensamiento sin censura (art. 57), a la información sin censura (art. 58), a exigir rendición de cuentas a sus representantes (art. 66), a la información sobre las actuaciones y resoluciones de la Administración Pública y al acceso a los archivos y registros administrativos (art. 143).

Sin embargo, ya lo advirtió, en su momento, el constituyente Dr. Allan Brewer-Carías tanto en la Asamblea Nacional Constituyente como en su libro "La Constitución de 1999 comentada", que las atribuciones que le otorga el artículo 325 de la Constitución al Ejecutivo Nacional de "reservar[se] la clasificación y divulgación de aquellos asuntos que guarden relación directa con la planificación y ejecución de operaciones concernientes a la seguridad de la Nación, en los términos que la Ley establezca", tal como quedó redactada esta disposición, evidencia "un acentuado esquema militarista cuya combinación con el centralismo y el presidencialismo podría conducir inconvenientemente al autoritarismo".

De modo que la "corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad civil... sobre los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y militar" a que alude el artículo 326 de la Constitución, al tenor del nuevo Decreto sólo puede entenderse como la subordinación y sujeción de ésta a aquel, con todas las consecuencias que ello comporta. La principal y más grave, que se está configurando una forma de estado de excepción permanente con respecto a los derechos señalados. Pero ni siquiera en el supuesto de un verdadero, justificado y legal estado de excepción se permite la restricción del derecho a la información, con lo cual este Decreto también vulnera lo establecido en los artículos 337 y 339 de la Constitución.

La sociedad civil venezolana debe oponerse firmemente a este abuso de poder y exigir de inmediato la derogación del Decreto Nº 7.454 por inconstitucional y violatorio de algunos de nuestros más sagrados derechos fundamentales.

Artículo 25 CRBV: "Todo acto dictado en ejercicio del Poder Público que viole o menoscabe los derechos garantizados por esta Constitución y la ley es nulo; y los funcionarios públicos y funcionarias públicas que lo ordene o ejecuten incurren en responsabilidad penal, civil y administrativa, según los casos, sin que les sirvan de excusa órdenes superiores."

Texto del Decreto Nº 7.454

25 mayo 2010

Asamblea Nacional, meñique legislativo de Chávez

Rebaño de diputados PSUV de la AN

José Albornoz, segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, ha sido revocado de su cargo y sustituido por la diputada Marelys Pérez Marcano. Su revocación obedece a la propuesta presentada por el diputado Mario Isea, aprobada por la mayoría oficialista (PSUV) y rechazada por los parlamentarios de las facciones PPT, PODEMOS y Frente Humanista y Ecológico (FHE).

Estas son las razones aducidas por el proponente de la moción:

El debió renunciar cuando decidió pasarse a la contrarrevolución. Yo le pido que asuma esto con hidalguía... De manera reiterada el PPT viene asumiendo una conducta desleal, contraria a las razones por las que se hizo la alianza con ellos, plegándose a la contrarrevolución”.

No hay alusión a las disposiciones del Reglamento Interior y de Debate de la Asamblea Nacional en referencia a las causales que dan lugar a una decisión como esta, sencillamente, porque no aparece ninguna que contemple nada semejante. Por supuesto, tampoco en la Constitución figura la deslealtad ideológica o política como causa de revocación, destitución, o sanción.

Pero este "pase de factura" que le han hecho a Albornoz (quien, dicho sea de paso, no me inspira confianza ni simpatía) tiene una explicación: nuestra infortunada Carta Magna es para ellos -los miembros del gobierno y los militantes del partido de gobierno- un librito insignificante lleno de estorbosos y ridículos preceptos, principalmente ese que promulga el "pluralismo político" como "valor superior". Está allí, en el artículo 2 del Título I que contiene los "Principios Fundamentales" del texto constitucional, pero daría lo mismo si no estuviera, o si todas las páginas de la Constitución estuviesen en blanco. Después de todo, hay una voluntad superior que se impone a las decisiones del pueblo, a la Constitución, a las leyes, al Derecho, en fin, que se impone y punto.

Esa voluntad no es otra que la de Hugo Chávez: suprema vox, suprema lex. Y a ella debe someterse todo aquel que quiera tener derecho a respirar dentro del hemiciclo: "Los candidatos a diputados del Partido Socialista Unido deben ser garantes y leales al presidente, tienen que tener compromiso revolucionario" (Luis Jonás Reyes Flores, miembro de la Comisión Regional de PSUV en el Estado Lara, El Universal, 25 de mayo de 2010).

¿Alguna objeción?












24 mayo 2010

El palestino




El palestino
es el título del nuevo libro del periodista que se hace llamar Antonio Salas, en el que se narra cómo entrenan los terroristas cerca de Caracas. Sí, aquí mismo, en Venezuela, donde usted y yo vivimos y padecemos, entre otras calamidades, las que aparejan las muy inconvenientes relaciones del gobierno nacional con los gobernantes de países calificados de terroristas.

El autor se hizo pasar por musulmán venezolano con el nombre de Mohamed Abdalah, aprendió a hablar árabe, estudió el Corán, se circuncidó y vivió infiltrado durante seis años, con una cámara oculta, en la resistencia palestina, en un grupo armado bolivariano y en la facción venezolana de Hizbulá.

Según Salas, sólo alrededor de Caracas hay seis campos de entrenamiento terrorista donde aprendió a disparar toda clase de armas y conoció a miembros de las FARC y de ETA.

La presentación del libro se hará el próximo martes, 25 de mayo, a las 12 del día (hora de España) y, por razones de seguridad, el autor seguirá el evento únicamente a través de Antena 3 Noticias, que lo transmitirá en directo.

Haga click sobre esta imagen para leer el primer capítulo. Y después de leer el libro completo, hablamos.



Del mismo autor:


23 mayo 2010

Proyecto Nacional Simón Bolívar

El "proceso revolucionario" que se intenta desarrollar en Venezuela desde que Hugo Chávez asumió el poder, en 1999, con el lema de "Socialismo del siglo XXI", ha sido planificado en el "Proyecto Nacional Simón Bolívar", cuyo "Primer Plan Socialista (PPS)" contiene las indicaciones relativas al desarrollo económico y social de la Nación para el periodo 2007-2013.

En este documento de 45 páginas se definen las directrices del proyecto, a saber: la nueva ética socialista, la suprema felicidad social, la democracia protagónica y revolucionaria, el modelo productivo socialista, la nueva geopolítica nacional, la posición de Venezuela en la política energética mundial y la nueva geopolítica internacional.

La piedra filosofal de este proyecto no es otro que la moral, mediante la cual se pretende -una vez más- crear "el hombre nuevo": una pieza anónima, apenas numerada, sin voluntad propia, sin derechos individuales, sin metas personales, que forme parte del conglomerado social como una insignificante rama en el bosque, para dar a luz un "Estado moral-socialista".

El método para lograr semejante aspiración consiste en insertar la propaganda en la educación y hacer de ésta una fuente de divulgación de la ideología a través de la práctica de determinadas actividades (por ejemplo, la guerrilla comunicacional, conformada por niños, adolescentes y jóvenes estudiantes). Esta categoría de individuos, los más sensibles e indefensos de la sociedad, constituyen la materia prima por excelencia de los objetivos que el régimen se ha propuesto: "transformar la sociedad material y espiritualmente, desarrollar la conciencia revolucionaria y superar la ética del capital".

A quienes aún tienen dudas acerca de los planes, el modo de ejecutarlos y los fines últimos que persigue Hugo Chávez, les sugiero echar un vistazo al referido documento que LPL pone a su disposición en formato PDF.

Proyecto Nacional Simón Bolívar 2007-2013

19 mayo 2010

Procesos y sentencias al margen del Derecho

FORO



Ante la insólita sentencia que ratifica la condena de 30 años de prisión para los Comisarios Iván Simonovis, Lázaro Forero y Henry Vivas, y la no menos injusta que ratifica la medida privativa de libertad contra la Juez María de Lourdes Afiuni,el Centro de Estudios Derecho y Democracia (CEDED) ha organizado el Foro "Procesos y sentencias al margen del Derecho" que se realizará el próximo Lunes, 24 de mayo, a las 9:00 a.m., en el Auditorio de la Biblioteca de la Universidad Católica Andrés Bello.

El tema versará sobre los aspectos más discutibles, desde el punto de vista jurídico, de los procesos judiciales y las sentencias dictadas contra los mencionados presos políticos.

Las exposiciones estarán a cargo de los abogados José Luis Tamayo, Yajaira de Forero, defensores de los Comisarios; José Amalio Graterol y Theresly Malavé, defensores de la Juez María de Lourdes Afiuni; y Ligia Bolívar, Directora del Centro de Derechos Humanos de la UCAB.

La entrada es libre. Ver Afiche

15 mayo 2010

Vaudeville en el Consejo Federal de Gobierno




Agotaría los sinónimos para calificar esta nueva actuación -porque no es más que eso, otra actuación- de Hugo Chávez en el vaudeville ("Comedia frívola, ligera y picante, de argumento basado en la intriga y el equívoco, que puede incluir números musicales y de variedades", según el DRAE) en que se convirtió el acto de instalación del Consejo Federal de Gobierno. Faltaron únicamente los "números musicales" -¡qué raro!-, porque todo lo demás se ajustó perfectamente a la definición.

Esta escena circense hay que observarla desde más de un punto de vista.

Por una parte, la acrimonia y virulencia que caracterizan a los mensajes de Chávez cada vez que se dirige a la oposición, la ofensiva vulgaridad con que insulta a todo aquel que no piensa como él, la enconada actitud de venganza con que persigue, reprime y encarcela a quienes considera sus enemigos, no pueden borrarse de un plumazo, ni opacarse con el flash de una cámara, ni mucho menos olvidarse con el solo intento de mostrar otra máscara y pronunciar unas pocas palabras políticamente y, sobre todo, electoralmente, reflexivas, en tono dudosamente conciliador.

Hay que ser rematadamente ingenuo para creer que su supuesto reconocimiento de una realidad perturbadora (la imposibilidad de que el oficialismo gane todas las gobernaciones y alcaldías) pueda significar una auténtica aceptación de ésta. Pretender aparecer ante el país como "un Presidente que piensa, que es un ser humano con defectos pero que razona", y que "está dispuesto a trabajar junto [a los gobernadores y alcaldes de la oposición], sólo que pide respeto", y lograr que todos le creamos, es una estupidez. La mejor evidencia de que no hay intención de abrir espacios a la oposición es que la Secretaría del Consejo Federal de Gobierno está integrada por militantes del partido oficialista y la oposición no tiene allí ninguna representación.

Once años es tiempo suficiente para conocer a una persona. A Hugo Chávez lo conocemos bien, porque lo hemos tenido hasta en la pasta dental cada mañana. Conocemos sus mañas, la inmoralidad de su maquiavelismo, su desproporcionada falsedad. Él no es en lo absoluto un hombre de palabra. No es confiable, ni honorable, ni respetuoso de la Ley, ni de las reglas, sean sociales, políticas o morales. No es amigo de nadie. ¿Cómo piensa que puede convencernos de lo que dice, cuando estamos seguros de que este domingo o la próxima semana volverá a despotricar contra todos los que hoy se rieron con él, le estrecharon la mano y se fotografiaron juntos?

Es verdad que la política consiste en dialogar, intercambiar ideas, reconocer discrepancias, ceder posturas y lograr consensos. Así debe ser siempre la manera de dirimir conflictos y pactar acuerdos entre quienes participan en la vida política de un país. Pero en Venezuela, desde 1999 hasta la fecha, máxime en el último lustro, no ha sido esa la forma en que se ha desarrollado la política. Sencillamente, porque el Estado venezolano ha sido despojado de su carácter democrático y reemplazado por otro decididamente autocrático.

Por otra parte, las imágenes que muestran tan sonrientes a los gobernadores Henrique Capriles, Pablo Pérez, Morel Rodríguez y Pérez Vivas mientras saludan a Hugo Chávez, contrastan significativamente con la coherente y, en mi opinión, más decorosa conducta de Henri Falcón y Antonio Ledezma, que prefirieron salir del Palacio Blanco sin pasar por la alcabala de la fingida cordialidad. Henrique Salas Feo se ahorró la farsa al marcharse de la carpa antes de que comenzara el espectáculo.




05 mayo 2010

Régimen militar, ni zurdo, ni diestro

Hay un interesante debate en uno de los foros de Noticiero Digital acerca de los éxitos y los fracasos de la dictadura perezjimenista, la democracia puntofijista y el actual régimen militarista-comunista. Para quienes tengan interés en conocer las opiniones allí expresadas, el foro se titula ¿Por qué la juventud admira al General Marcos Pérez Jiménez?

La mayor parte de los libros de Historia y de los testimonios de quienes disfrutaron y de quienes padecieron la miel y la hiel del régimen de Pérez Jiménez, dicen que fue un dictador, como todos los dictadores de América Latina y de cualquier otro país en el mundo, insensible y ajeno a los derechos de los ciudadanos, que suprimió las libertades, que persiguió, encarceló, torturó y asesinó a cantidad de disidentes, y que al ser derrocado, el 23 de enero de 1958, huyó en un avión llamado "La vaca sagrada" con una maleta llena de dinero.

De la lectura de esos libros, de las expresiones de tantas personas y de buena parte de la infraestructura que me rodea y de la que me sirvo, deduzco que su visión del país que quería construir, su resolución para ejecutar obras de gran envergadura y su determinación para enrumbar a Venezuela hacia el progreso, sólo es comparable a la visión y determinación del "Ilustre Americano", Antonio Guzmán Blanco, quien, al margen de sus excentricidades, importantísimos aportes hizo en su momento.

Por su parte, la democracia puntofijista, pese a sus múltiples fallas y vicios, durante la primera mitad de su periodo realizó diversas obras en todo el territorio nacional, pero lo más relevante, en mi opinión, es que nos permitió vivir en condiciones más amplias de libertad individual y entender el valor del sufragio en tanto que expresión de nuestras decisiones políticas.

En poco más de una década del régimen autocrático actual, ya deberíamos saber cuál es la diferencia entre un gobierno democrático imperfecto y una dictadura militar, sea ésta de derecha o de izquierda.

Ambos militarismos persiguen, encarcelan, torturan, desaparecen y matan si se les resiste políticamente, pero mientras el militarismo comunista, además, empobrece a las personas, destruye materialmente al país y moralmente a la sociedad, el militarismo capitalista suele garantizar el derecho a trabajar y a generar riqueza, mediante la estimulación de la producción y el impulso industrial.

En algunos casos, el militarismo de derecha monumentaliza su poder ejecutando grandes obras de infraestructura y ornamento público; el de izquierda, monumentaliza la figura del líder desdeñando la capacidad del individuo y colectivizando el miedo y la miseria.

Frente a las opciones que hoy día se me presentan, no dudo en afirmar que prefiero un gobierno democrático falible, pero perfectible, que un régimen castrense y castrador casi perfecto, indiferentemente de que sea zurdo o diestro.

Plugo porque NUNCA MÁS un militar, activo o retirado, ni por medio de la fuerza, ni por la vía electoral, vuelva a ser Presidente de mi país.

Los poderes subordinados

El diputado Carlos Escarrá, a la sazón, profesor de Derecho Constitucional desde hace muchos años, no se anduvo por las ramas para admitir públicamente, en el programa "Dando y Dando" que se transmite por el canal oficialista Venezolana de Televisión (VTV) -el canal del Gobierno, que no del Estado, ni de todos los venezolanos-, que en la Asamblea Nacional se discuten, reforman y aprueban únicamente los proyectos de Ley y las Leyes que interesan al Presidente de la República.

"Si Chávez nos dice 'esta es la ley que va', esa ley va. Él es el que dirige esta revolución", declaró rampante. Pero no es ésta la primera vez que el mencionado diputado reconoce el derrotero del activismo legislativo que despliega junto con sus camaradas. En enero de este mismo año, durante el acto de elección y juramentación de la actual Junta Directiva de la Asamblea Nacional, afirmó: "Sí, hacemos las leyes que le convienen al Presidente Chávez. ¡Claro que hacemos las leyes para la revolución bolivariana que establece el Presidente Chávez!" (Globovisión, 2010, 5 de enero) Escarrá: Se podría dictar una ley que regule las ganancias para evitar el abuso en exceso. (Últimas Noticias, 2010, 5 de enero) Escarrá reconoció que AN hace leyes para la revolución bolivariana.

Esta misma obediencia es la que exhibe la mayoría de los Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, principalmente los integrantes de la Sala Constitucional, en un sinnúmero de sentencias mediante las cuales se han perpetrado aberrantes mutaciones a la Constitución y toda clase de violaciones a los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Un comportamiento similar ha seguido por años la mayoría de los Rectores del Consejo Nacional Electoral, que han sabido imponer reglas y aplicar sanciones a los partidos políticos y a los electores de la oposición, mientras eximen de ellas al Presidente de la República, al partido oficialista y a los electores chavistas.

La pasmosa inactividad y el sordo silencio del Consejo Moral Republicano, órgano de expresión del Poder Ciudadano, hace de éste una muy deslucida figura ornamental que contrasta, engañosamente, con la desidiosa irresponsabilidad del Contralor General de la República, con el caradurismo antológico de los dos últimos Defensores del Pueblo y con la expedita animosidad inquisitorial de la Fiscal General de la República.

La impresión que dejan estos funcionarios en quienes a diario les observamos y escuchamos es que ninguno de ellos cree en la democracia, ni en la libertad de expresión, ni en el pluralismo político, ni en el respeto a los derechos humanos, ni en el poder soberano del pueblo, pero tampoco en el socialismo del siglo XXI, ni en el marxismo, ni en la igualdad social, ni en la redistribución de la riqueza. Y en el intento de suplir su carencia de convicciones con un exceso de atribuciones, por lo demás, ilegítimas e ilegales, han elegido obedecer servilmente a un hombre en lugar de servir dignamente al pueblo. Sólo para alcanzar ese roñoso y efímero orgasmo de poderío, han arremetido contra la Constitución y subordinado los órganos del Poder Público a la voluntad del autócrata.

¡Dios y la Patria os demandarán!