08 junio 2008

ABC, Bolchevismo

Por Nelson Maica C.

“El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que si se interesan.”
Arnold J. Toynbee


Otra denominación que se les endilgó a los comunistas rusos desde cuando realizaban sus reuniones o congresos en el exilio, especialmente en Inglaterra y Bélgica al inicio de cuanto resultó, luego de aproximadamente setenta años de “implante”, como un tremendo “error y horror” para la humanidad.

Hay que mirarse en el espejo de quienes habitan la isla comunista del caribe hoy, para medio entender, en esta parte del mundo, como fue y es el comunismo; ellos, los de la isla de la felicidad comunista, no conocen y no usan ninguna “rendija” de libertad de la cual gozan algunos pueblos de América.

Ahí esta, hoy, una ciudadana filóloga quien presuntamente no podrá viajar a Madrid a recibir el Premio Ortega y Gasset de Periodismo porque las “autoridades comunistas” no le otorgan el permiso para salir del país, o sea, está “presa”, “retenida”, “es una esclava al servicio del nepotismo comunista”, carece de libertad. Y el resto del mundo “civilizado” y “demócrata”... ”tan tranquilo”. Los tolera, hace negocios con ellos y hasta los aplaude, y los contempla presos y esclavos.

Cuando los comunistas, a principios del siglo XX, se reunían en el exilio, escogían sus líderes mediante votaciones a su manera. De allí surgió una corriente dentro del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia liderizada por el conocido como Vladimir Lenin -1870-1924- cuyo nombre era Vladimir Ilich Ulianov y quien fue, más tarde, el primer presidente del gobierno soviético de la URSS. Esa corriente se hizo con la mayoría a la cual se le apodó “bolchevique”, a la minoría se le llamó “menchevique”. Antagonistas desde los inicios. Cada cual tiene su historia.

Los bolcheviques practicaron la organización centralizada de todo, del partido, de la revolución, del mundo, pretendían adelantarse a las supuestas leyes marxistas del desarrollo histórico, a la vista, hoy, los resultados de tan “horrible” experiencia y, sobre todo, de las supuestas “leyes del desarrollo histórico”.

Tomado el poder en Rusia y ejercido a plenitud por los bolcheviques, degeneró en una férrea dictadura, la cual se conoció como la “dictadura soviética” y, con Iósif Visariónovich Dzhugashvili – 1879-1953- mejor conocido como Iósif Stalin, llegó a su clímax totalitario y se le nombró, entonces, como el “periodo estalinista”, desde 1920 hasta 1953, 33 años de férrea y cruel dictadura.

Bolchevique es un termino ruso y su traducción “miembro de la mayoría” dentro del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, su cabeza, Lenin y Menchevique “fracción moderada”, del mismo Partido, su talento, Julios Martov. La desmembración, mejor dicho, la insurgencia de las dos corrientes dentro del partido ocurrió en 1903 y la ruptura física y efectiva en 1912.

Lenin sostuvo, entre varias propuestas, las siguientes: dictadura del proletariado para avanzar hacia el socialismo; alianza de obreros y campesinos; liquidación del latifundio; autodeterminación de los pueblos frente al imperio ruso; partido único centralizado. (Las mismas propuestas actuales y en pleno desarrollo del oficialismo en Venezuela y para América).

Martov mantuvo, entre otras, que no era necesario exigir la pertenencia al partido para ser reconocido como revolucionario; no estaba de acuerdo con el centralismo del partido único; en Rusia debía realizarse primero una revolución burguesa “…durante la cual al partido obrero le correspondería ser el ala izquierda”(Wikipedia). Planteó, igualmente, la instauración de una democracia representativa manteniendo la estructura de producción capitalista. El partido Menchevique fue proscrito en 1921.

Este sintético relato, que es tomado de la historia, ¿se le asemeja a algo de cuanto está pasando en Venezuela hoy? De ser así, usted sabe cuanto tiene que hacer y pronto. No deje para mañana cuanto pueda hacer hoy. Y con relación a la política actual, participe, por favor, no dejemos que lleguen al gobierno los peores. Hagamos posible que lleguen al gobierno los mejores…

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Exprésate libremente.
En este blog no se permiten comentarios de personas anónimas.