04 julio 2013

Federalismo y descentralización



Si Caracas ya no es lo que era, los pueblos y ciudades del interior están lejos de llegar a ser urbes modernas y bien desarrolladas con un crecimiento económico sostenido, un nivel cultural en ascenso y un conjunto de servicios eficientes.

A pesar de que el artículo 4 de la Constitución vigente afirma que Venezuela es "un Estado federal descentralizado", lo cierto es que ni el federalismo ni la descentralización han prosperado nunca, entre otras razones, porque no ha habido voluntad política para ello, y porque cuantos han desfilado por los gobiernos de turno han temido perder cuotas de poder.

La dependencia, principalmente económica, de los gobiernos regionales y municipales respecto del gobierno nacional les ha convertido en mendicantes de sus propios recursos, cuyas ganancias maneja y distribuye el Ejecutivo sin criterio de equidad (o sin criterio alguno). Máxime en estos tiempos de soberbia intemperancia y de intolerancia ideológica, que han redundado en lamentables perjuicios para la provincia, donde el deterioro de la infraestructura y el pésimo funcionamiento de los servicios no se pueden ocultar bajo un brochazo de pintura en el asfalto.

Es imprescindible que el próximo nuevo gobierno tome en serio la necesidad de concretar, definitivamente, las bases del federalismo que den lugar a un proceso de descentralización responsable y eficaz que favorezca el desarrollo y el progreso de todo el país, sin depender del caprichoso arbitrio presidencial.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Exprésate libremente.
En este blog no se permiten comentarios de personas anónimas.