15 agosto 2013

¿Qué hacer con la Asamblea Nacional?



La Asamblea Nacional venezolana es ahora cualquier cosa, menos un Parlamento. Allí no se celebran sesiones, sino ejecuciones a priori; no se desarrollan debates, sino peleas callejeras; no se legisla, sino que se insulta y ofende con adjetivos soeces, sin el mínimo respeto entre los propios diputados, muchísimo menos hacia los ciudadanos.

Observar los gestos violentos y escuchar los gritos destemplados de esa gente que, además de violar impunemente la Constitución, se comporta y habla como si estuviese en un burdel, lo que da es asco. Ningún venezolano decente puede sentirse representado por individuos de tan baja calaña, sin educación, sin modales, sin respeto y sin vergüenza. Tampoco por quienes se limitan a levantar un cartelito y guardan silencio para no rebajarse.

Lo que ocurre en ese sitio es culpa nuestra, enteramente nuestra, de cada uno de los electores que votamos por quienes hoy ocupan esas butacas, y me refiero a todos los diputados, a los del oficialismo y a los de la oposición. Nosotros los llevamos hasta allí, porque suponíamos que serían dignos representantes de nuestros derechos y que ejercerían cabalmente sus funciones. Es obvio que nos equivocamos.

En estas condiciones, no hay posibilidad alguna de diálogo, de discusión racional, de análisis serio, de debate político. No hay manera de lograr un consenso en medio de una refriega tan caldeada y salvaje, en la que se pierden los papeles, se vuelan los tapones y estalla la iracundia. En esa Asamblea Nacional donde predominan el odio, la intemperancia, la violencia, la arbitrariedad, se está haciendo trizas la política, se está destruyendo el último espacio que queda de la muy malograda democracia.

Hemos perdido las instituciones, hemos perdido todas las garantías de nuestro derecho al voto, hemos perdido nuestro derecho a la seguridad jurídica, hemos perdido nuestro derecho a manifestar libremente, y cada día perdemos los pocos pedazos que restan de otros derechos y libertades que son constantemente vulnerados.

Los acontecimientos en la Asamblea Nacional no son simples episodios pasajeros protagonizados por unos cuantos impresentables. Cuanto sucede allí es mucho más importante que una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, o que una decisión del Ejecutivo, porque lo que se hace y se dice dentro del hemiciclo, es también responsabilidad nuestra.

Ya en el extremo de lo imperdonable, nos toca a nosotros decidir si aceptamos un burdel por Asamblea, o si por fin la adecentamos…, o si cerramos la puerta y tiramos la llave al Güaire.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Exprésate libremente.
En este blog no se permiten comentarios de personas anónimas.